Cartel 2020

Esta mañana a las doce del mediodía más o menos fue presentado el cartel de nuestra semana mayor 2020. Un cartel realizado por Daniel Bilbao que representa a la Virgen de la Quinta Angustia, en cuyo pecho aparece el mapa de la ciudad hispalense. Una obra que representa su estilo, realizando el dibujo en tono pastel.

En el cartel, toma todo el protagonismo la dolorosa de la hermandad del Jueves Santo en tono pastel con un fondo totalmente negro. La Imagen mira hacia arriba, dónde se encuentra el nombre de la ciudad de Sevilla, así dónde se encuentran sus fieles y devotos. En el pecho de la Virgen encontramos el mapa de la ciudad en año 1771, que diseñó Pablo de Olavide, incluyendo eso sí, algunas iglesias de Triana que no existían en esas fechas. En el centro del pecho, encontramos el corazón con los siete puñales, representando así el dolor de María. Del mapa de la ciudad, sobresalen las manos de Ella, ya que son esas manos las que protegen la ciudad. Abajo ya para finalizar el cartel, encontramos escrito las palabras “Semana Santa” con las letras entrelazadas y en el centro de los escrito el año en el que nos encontramos, 2020, de un color más oscuro.

El autor ha utilizado diferentes métodos en la obra. Ha sido desarrollada sobre un soporte de madera de contrachapado de ocurre, con la imprimación base acrílica de color pastel, pudiendo así utilizar diferentes métodos en la elaboración del mismo.

Éste será el cartel que representará nuestra ciudad este año, un cartel sobrio, simple pero a la vez que llena de sentimiento si miramos la mirada de esa madre cuando su hijo está siendo descendido. Y eso es nuestra Semana Santa, una semana de sentimientos. Y sabíamos la fecha, 5 de abril Domingo de Ramos, pero ahora ya tenemos dibujado el camino, el tiempo de espera hacia el gran día, el día en el que comienza todo.

Cada vez estamos más cerca…

JBR

Cartel Semana Santa 2020-Gonzalo Bilbao

Se terminó la semana

Ya hoy, domingo 28 de marzo se podría decir que ya todo ha terminado y que habrá que esperar a un nuevo Domingo de Ramos, que nos abra de nuevo la alegría. Ya no hay sillas en la carrera oficial y los rastros de cera que indicaban el paso en forma de penitencia de alguna cofradía se están eliminando.

La ciudad se ha levantado hoy y parece como si nada hubiera pasado hace una semana. Los pequeños que salían agarrados de la mano de sus abuelos, padres, están ya en el colegio, los chavales y no tan chavales que veían las cofradías en la calle con mirada nerviosa buscando que no se le quedara sin ver ninguna hermandad del día, están ya en los institutos o trabajos y la mirada cansada, del hombre mayor que veía pasar otra Semana Santa a sus espaldas pero que la veía con la misma ilusión de cuando era un niño, vuelve a su rutina de siempre. Ya no hay cruces de guías, ni bandas tocando en busca del templo de su hermandad ni tampoco hay nazarenos en busca de su cirio o cruz para su estación de penitencia, algo común de ver hasta hace unos días. Vuelta a la realidad dicen algunos y cómo si nada hubiera pasado por las calles sevillanas.

Ahora, en los bares tan sólo se escucha el típico, Ya huele a feria, que ole ya huele a feria, y pensando en el albero y en los farolillos. Pero antes, me gustaría recordar esta semana aunque parezca tarde. Destacar, sobre todo, que todos los días han salido de maravilla sin apenas incidentes y con el esfuerzo de cada cofradía las jornadas han ido sucediendo a cada cual mejor.

Sin apenas suciedad en las calles y sin personas en las puertas de los bares con su copa, mientras pasa una imagen de devoción para sus hermanos. Un acierto para mí, cerrar los bares de la madruga para así poder ver las cofradías sin ningún problema y además ahorrarte el escándalo, vasos y botellines rotos por las calles que son muy perjudicial para el que va con el hábito de nazareno. Se podría decir que los que queríamos disfrutar de las imágenes, salir de nazareno o costalero, lo hemos podido llevar a cabo sin ningún problema. Hemos también podido ver policías por todas las calles para un mayor orden del día y siempre buscando el bien tanto de la cofradía como del ciudadano. Al igual que la implantación de vallas en algunas zonas dónde se aglomera mucho público al paso de las mismas, teniendo así un mayor control y seguridad, podríamos decir que ha sido una semana tranquila y sin apenas incidentes. Aunque algunas medidas hayan sido un poco extremas, los objetivos se han llevado a cabo y se ha completado una semana espectacular, ojalá no se tuvieran que llevar a cabo todos estos cambios…

Dicho esto, sólo queda mirar el calendario y buscar la fecha del nuevo Domingo de Ramos, el día esperado por todos, desde el más joven hasta el más mayor. En 2020 tendremos una Semana Santa más o menos cómo esta, tan sólo una semana antes, 5 de abril, aunque ya el 3 de abril hay hermandades haciendo su estación de penitencia, así que…diremos que comienza ese día, hay que tener en cuenta a nuestras vísperas que son el pulmón de nuestra Semana Santa.

Ya queda menos…

J.B.R.